martes, 26 de noviembre de 2013

Hablemos bajito

Puede ser algo tan patético o tonto
como decir que se es alérgico a la felicidad...

En cualquier caso, a veces pienso eso.
Y pienso que el destino o  la vida, o lo que sea esto que se vive
es como un camino que alguien nos pone delante
y también pone las piedras con las que tropiezas,
o los árboles que te dan sombra y seguridad...

Y a veces tengo la impresión de que estuviera escondido
por ahí, detrás de algún matorral,
como esperando ese momento en que estás más tranquilo,
más feliz, y entonces salta y de repente tira todo lo q has construído.

Algo así como encontrarte con un viejo amigo
que te pregunta "Hey, ¿cómo estás?"
Y luego de pensar un poco te das cuenta
de que estás verdaderamente bien, y
"¡Estoy muy bien!"- respondes feliz.

Y como si aquél que estaba oculta hubiese esperado a oirte aquello
y de repente, todo tipo de desgracias llegan una tras otra.
Y no sabes, no entiendes qué sucedió...
Hace solo unas horas todo estaba bien,
todo estaba en orden.
Y ahora...
¡¿Y ahora?!!!

¿Qué pasó?
¿Por qué todo está tan revuelto?
y no encuentro la forma de arreglar este estropicio.

Y no sé, a veces me da la impresión de que tengo alergia a la felicidad.




lunes, 11 de noviembre de 2013

La casa que quería

Y ellos pensaban que era una casa hermosa.
Ellos jamás imaginaron cuál era el tesoro escondido que albergaba.

La gente pasaba mirando la casa donde ella vivía.
Los hermosos detalles de la construcción hacían pensar en un palacio.
Los hermosos jardines floridos recordaban los campos elíseos.
Las altas ventanas con pulcros cristales y cortinas brillantes
hablaban de habitaciones de ensueño
con papel tapiz en las paredes,
mosquiteros de seda,
sábanas doradas.

Muchos querían aquella casa,

muchos asomaban su rostro por las ventanas,
pero las ventanas siempre estaban cerradas,
y las cortinas impedían echar alguna mirada.

Muchos querían aquel castillo,
ingresar y vivir en él.
Imaginaban que era un palacio donde sus sueños serían realidad.
Soñaban que la felicidad habitaba en él.

La dueña de la casa no dejaba a nadie pasar,
de pie trás la puerta escuchaba los escuchabar llamar.
Tocaban el timbre o se ponían a cantar desde la puerta,
inventaban mil y un maneras de hacer llegar su voz.
Y trataban de ocultar el terrible deseo de adueñarse de aquella casa,
ese dulce palacio, y los tesoros que pudiera albergar.

La dueña, que vivía en la casa, siempre vestía impecablemente una seria expresión,
Se asomaba a veces a la ventana, o paseaba por el jardín.
La gente la veía y soñaba con la reina de aquella mansión.

Pasaban los días, los meses, los años, 
Muchos siguieron tocando a la puerta.
Pocos saben que alguna vez la dueña dejó a alguno pasar.
Como aquél joven de la dulce sonrisa,
la cantarina voz, los finos cabellos, la angelical expresión.
La dueña había vivido siempre sola,
su ascetismo era decisión propia,
pero aquél joven era diferente y por eso lo eligió.

Él, a diferencia del resto, nunca ocultó su verdadera intención,
ella como reconocimiento a eso le permitió pasar.
Le mostró la casa, un largo recorrido que abarcó
desde el sótano hasta la azotea,
pasando por los salones, las habitaciones, los corredores
e incluso descubrieron algunos pasillos secretos.
El joven maravillado andaba como en un sueño
y caminaba cada vez rápido, acelaraba el paso,
buscaba algo que no encontraba, y buscaba y buscaba.

¿Qué era lo que buscaba? se preguntaba la dueña,
le mostró toda la casa y él no había encontrado lo que buscaba.
Casi al final del recorrido el muchacho trastabrilló,
se detuvo de espaldas a ella e hizo una pregunta.
La casa le respondió.

La casa estaba vacía, no había muebles, ni cuadros en las paredes.
En los comedores no había mesas ni sillas,
en las habitaciones no había armarios ni camas ni mosquiteros,
las cocinas vacías, los baños vacíos, los salones vacíos.
La casa estaba vacía.
Tan solo la dueña, de pie cerca al muchacho, ella era todo lo que había en la casa.

Entonces el muchacho giró a verla, y era diferente su expresión,
como si hubiese estado soñando un hermoso sueño y del que de pronto despierta
y descubriera que aquello no era con lo que estaba soñando.
La decepción se notaba en sus ojos que ya no sonreían,
en su palabras amables pero frías,
en sus gestos tiesos, en su voz sin corazón.

Y porque era un caballero no quería dejar ver su desazón,
pero aquél joven era transparente y la dueña lo notó.
Sonriendo le detuvo de buscar excusas,
le dijo que comprendía y amablemente lo despidió.
El intentó gesticular alguna disculpa,
pagar tesoros como compensación,
ella le consoló, era mejor no decir más nada,
no era la primera vez que pasaba,
estaba bien que sólo se marchara.

El joven se fue y se perdió en la noche,
la dueña se quedó de pie en la puerta hasta que lo perdió de vista,
Siempre era triste verlos marchar, pero conservaba una pequeña sonrisa,
a fuerza de voluntad.

Luego entró, cerró la puerta con llave y candado,
tiró las llaves por ahí
y regresó a su habitación.

La habitación estaba vacía como toda la casa,
sin luces, las cortinas corridas, las ventanas cerradas.
La dueña se recostó en el piso, en medio de la habitación,
y sin darse cuenta, poquito a poco se durmió.


jueves, 18 de julio de 2013

El lugar que soñé

Al final del sueño, aún estaba buscándole.









miércoles, 3 de julio de 2013

Bienvenido a mis sueños

Ten cuidado donde pisas...
Porque estás caminando sobre mis sueños.


Puede que la mayor parte del tiempo me alimento de mis propios sueños.
Son mis sueños los q me impulsan a seguir cada día.

Pero no me refiero a las metas, o deseos por cumplir. No.
Me refiero a los sueños mismos, aquellos que se desarrollan mientras duermo,
mostrándome mis verdades,
y otros monstruos.

Hace poco tuve la impresión de que alguien q conocí recientemente,
estuvo en mis sueños hace más de diez años,
¿Cómo recuerdo un sueño tan lejano?
Es que esa persona era muy importante en el sueño.
Esa persona en  la realidad, también es importante en mi vida.
Aunque ni se lo imagina.

martes, 18 de junio de 2013

El abismo y yo

Entonces me miro en el espejo, ese reflejo que ya no soy yo me devuelve la mirada.



"Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti."
(Y luego de repetir por milésima vez la palabra 'abismo' deja de tener significado.)

 
¿Quién es la persona en el cristal?
Esto es lo que ahora soy.
¿En qué me he convertido?
En el monstruo contra el que luchaba.

Es el primero de los muchos contra los que he estado luchando, 
sin darme cuenta he sido derrotada, 
y ha tomado el control de mi ser.
Ya no soy yo, ahora soy ese monstruo contra el que luchaba.

¡Qué terribles y horribles son los monstruos que viven dentro de mí!

¿Con cuántos más he de luchar?
¿Hasta cuándo estas batallas durarán?
Son tantos monstruos haciéndose fuertes cada día más,
y yo estoy tan cansada.

jueves, 11 de abril de 2013

Para quién le sonríe

"Sonrió... pero había años luz de espacio blanco tras sus ojos"

 

Una y otra vez vuelvo a tener esperanza.
Y luego cada vez intento ahogarla, pero no lo consigo...
Entonces es triste darme de frente contra esa pared que separa mis sueños de la realidad.


Y me enojo, y quiero odiarle, reclamarle,
pero callo, me refugio en el silencio.
Él sonríe.
Yo miro a otro lado, buscando a quién sonríe
(porque siempre hay alguien, y no soy yo).

Un día, como cualquiera, viene sonriendo.
Yo le recibo, como siempre, sin más aspavientos,
e intento descubrir a quién intenta ocultar,
las penas que llevan a su mente muy lejos de mí,
intento ver, encontrarle, quisiera curarle...
Pero no puedo, no debo, porque luego me duele a mí.

Así que simplemente le devuelvo la sonrisa,
sentados frente a frente bebemos el café que no se enfría.
hablando de sin sentidos del día a día.

Él sonríe, yo sonrío.
Todo está bien
(según él,
no sé yo).

lunes, 8 de abril de 2013

My beautiful target


No le busco, pero de algún modo siempre me llega alguna noticia de él.
Alguna foto.
O su nombre en alguna reseña.

Su sonrisa aparece de cuando en cuando en las notificaciones y no puedo evitar sonreír también.
Tiene una sonrisa extraña pero divertida.
Sus ojos brillan.
Y la emoción que siento al verlo... pienso que eso es la felicidad.

A veces, en las fotos su rostro parece deforme.
O tal vez sale con una expresión tonta, si no estúpida.
Y pienso que es un idiota.
Pero aún así me sigue gustando...
¿Será amor?

No lo creo.
Pero soy feliz.
Pequeños momentos de felicidad, son más que suficientes para mí.




martes, 19 de marzo de 2013

Bajo el cielo

Hoy me siento bien, muy bien.
¿Tal vez demasiado? No lo sé.

Pero siento en el alma...  una sensación de que en el fondo algo falta.

¿O alguien?


O tal vez solo estoy cansada,
y tengo hambre.


lunes, 17 de diciembre de 2012

Quise correr hacia ti,

Pero me resistí.



Otro yo dentro de mí me dice 'no vayas,
no llames, no busques, no sonrías'.


Hay días que despierto con ganas terribles de escuchar esa voz,
o ver ese rostro, o aquella sonrisa y abrazarle.

Suele ser difícil superar esos impulsos, pero lo consigo.
A duras penas y con mucho esfuerzo, pero lo consigo.

Y siento que he ganado algo...
¿o es que no he perdido nada?
Y no sé si es una sensación de vacío (¿o tristeza?) q me embarga...
Y entonces algo frío me toca en el alma y pienso
Si esa voz es tan solo el orgullo, y no debería escucharla.

martes, 9 de octubre de 2012

Dunas de luz y oasis de paz

Hay días como hoy en los que siento que debería hacer más, pero las excusas son más convenientes.
Hoy ha salido el sol, y es uno más de esos días en lo q no siento ganas de hacer nada. Qué más da si todo brilla y la luz me baña. Hoy no me importa nada, tan solo quiero volver a casa y descansar, y olvidar que ya no encuentro algún oasis en tu mirada.

Hay días como ayer en los que estando muy feliz de pronto siento un frío oscuro cuando descubro que tu ojos relucen felices cuando ves a esa persona, que no soy yo. Y la desesperación y tristeza de ser incapaz de hacer algo por evitarlo.

Hay días como anteayer, en los que paseando por el desierto y al borde del desmayo por el esfuerzo y el calor, seguí sonriendo pq aun soy capaz de ver belleza en la aridez de la naturaleza. Era el cielo azul celeste y las dunas naranjas perfectamente delineadas por el viento, en perfecto contraste. ¿Cuánta felicidad puede dar la sola visión de la naturaleza? ¿Cuánta calma puede inspirar la luz sobre la arena? Anteayer me pregunté... y el viento dibujaba las respuestas.

No sé si mis días seguirán igual, supongo q al final todo depende de mí y mi voluntad.